imagen portada selectra

¿Cómo dar de alta la luz en casa?

Entender qué tarifa de luz se tiene contratada no es sencillo. La luz que te llega a casa es la misma independientemente de la comercializadora

Dar de alta la luz de la vivienda es imprescindible para vivir el día a día y disfrutar del bienestar en el hogar. Es un proceso que se puede formalizar en minutos con la documentación necesaria, hay que elegir la tarifa que más convenga y solicitar el cambio o contratación si es una vivienda nueva.

Cada vez son más los consumidores exigentes, están informados, han estudiado a la competencia, las condiciones del contrato, saben lo que quieren y que tarifa y potencia contratar, saben lo que pagan, este tipo de información sale a la luz gracias a los estudios de mercado realizados a los consumidores de cada sector.

Es importante diferenciar dar de alta la luz con cambiar de comercializadora de luz. Las altas son para cuando no hay suministro, el cambio de comercializadora consiste en irse de una a otra, con este trámite no te quedarás sin luz o gas. Tanto para una gestión como para la otra el consumidor debe decidir con qué comercializadora y qué tarifa de luz contratar va a contratar para su inmueble o vivienda.

Si es la primera vez que vas a contratar la luz debes recordar que darla por primera vez, no es lo mismo dar la luz en una vivienda que ya ha sido habitada y ha tenido contratada electricidad. Esta situación suele darse en casas en las que anteriormente ha vivido alguien y puede ser que la luz no diese de baja. En ese caso, se realiza un cambio de titular, así serás el responsable de ese suministro y podrás realizar los trámites.

Requisitos para dar de alta la luz

Durante el proceso de como contratar la luz de su casa la compañía eléctrica solicita una serie de documentación con los datos personales y la información relacionada con el suministro para realizar los trámites. Los datos necesarios para firmar un alta de electricidad en tu vivienda:

  • Datos personales del titular y el DNI o el NIE.
  • Dirección postal donde se va a dar de alta el suministro.
  • Contrato de alquiler o escritura de la vivienda o inmueble.
  • Código Unificado de Punto de Suministro (CUPS) de la vivienda.
  • Potencia eléctrica contratada del suministro en kW. Cuanta más potencia, menos probable que se vaya la luz de casa, pero también es más caro.

Además, la comercializadora tiene en cuenta lo siguiente:

  • Certificado de Instalación Eléctrica (CIE).
  • Número de cuenta bancaria donde domiciliar las facturas.
  • Licencia de primera ocupación.
  • Licencia de apertura para la primera contratación de luz.
  • Cédula de Calificación Definitiva.

El Certificado de Instalación Eléctrica (CIE), es un documento el cual certifica que el inmueble puede tener suministro de manera segura. Normalmente, en caso de ser una obra nueva, la promotora facilita el certificado, en caso de ser una alta de segunda ocupación, la distribuidora ya disponga de él.

El técnico de la compañía distribuidora irá a la vivienda para encargarse del suministro de energía, instalará el Interruptor Controlador de Potencia (ICP), el encargado de regular la potencia.



Coste del alta de electricidad

Dar de alta un suministro de luz implica una serie de costes que son iguales, independientemente de la distribuidora. El importe de la gestión va reflejado en la primera factura que emite la distribuidora. El Impuesto Eléctrico (IE) suele ser de un 5% y el IVA es del 21% suelen estar al final de la factura.

Los importes obligatorios que hay que pagar:

  • Derechos de enganche: 9,04€ + IVA
  • Derechos de acceso: 19,70€/kW + IVA
  • Derechos de extensión: 17,37€/kW + IVA

El tiempo que tardan en dar la luz desde que se habla con el distribuidor hasta que envían a un operador a instalar el medidor es de unos 5 o 7 días laborables.

Call Now Button